La estimulación temprana es un método esencial que se debe aplicar en infantes de 0 a 3 años de edad. Con esto garantizamos un correcto desarrollo integral para que su proceso de crecimiento natural se haga adecuadamente.

Ese rango de edad es el más delicado de todos porque es cuando los pequeños están más sensibles y predispuestos. Su proceso de maduración es progresivo y por eso el entorno debe ser completamente estimulante. Por ser un tema tan crucial y necesario aprender, creamos un post dedicado a conocer todo sobre la estimulación temprana.

¿Cómo es la estimulación temprana?

Cuando un niño se desarrolla no lo hace de forma aislada, el proceso natural exige interacciones con el mundo exterior. Incluso sus emociones comienzan a florecer al aplicar la observación como método de aprendizaje. Tratan de copiar lo que ven sin limitaciones, barreras y con frecuencia.

Su cerebro está en un momento de modelaje, completamente flexible, en donde la estimulación temprana influye considerablemente. Sin embargo, el proceso no debe ser mal interpretado y generar una estimulación precoz. Debemos buscar el mejor momento para hacerlo.

Lo que ocurre en su cerebro es una creación de conexiones neuronales que se van formando luego de vivir una nueva experiencia. Incluso cuando crecemos y vivimos cosas realmente nuevas se van creando estas vinculaciones cerebrales. Pero en los primeros años de vida, incluso en el prenatal, el proceso es mucho más sólido.

Para identificar el mejor momento de una estimulación temprana es cuando el bebé ya nació. Busquemos un instante en donde esté tranquilo, bajo un entorno agradable y que sea un verdadero reto para él.

Piaget y la Teoría cognitiva del aprendizaje en niños de 0 a 3 años

Jean William Fritz Piaget, fue un biólogo, psicólogo y epistemólogo que nació en Suiza. Este hombre fue el padre de muchas teorías las cuales desarrollo, estudio y comprobó. Una de ellas es la Teoría Cognitiva del Aprendizaje.

Piaget explica que los niños a través de experiencias y proceso que viven a temprana edad, son capaces de crear estructuras cognitivas. Sus pensamientos fluyen bajo un patrón secuencial y proporcional al crecimiento.

La inteligencia para Piaget consiste en las técnicas o métodos aplicados para poder adaptamos al entorno. Para esto debemos aplicar dos mecanismos: acomodar y asimilar.

Según la teoría indica que los niños cuando comienzan su etapa inicial con ella comienza el desarrollo cognitivo. Junto a esto, el ambiente, la acomodación y la asimilación de la realidad que empiezan a vivir.

¿Qué hace la “acomodación” y la “asimilación” en el proceso cognitivo de un niño?

Desde que nacemos hasta cumplir todas las etapas naturales de crecimiento, nuestro desarrollo cognitivo se va nutriendo. Todo esto bajo el cúmulo de experiencia, atenciones, vivencias y aprendizajes. En nuestra primera fase de vida comenzamos a interactuar con el medio ambiente y a partir de ese instante creamos nuevas experiencias.

Esta recopilación de información que se almacena en el cerebro las vamos incorporando en nuestro proceso evolutivo. Es allí donde interviene la asimilación. Pero a medida que va ganando experiencia comienza un proceso de ajustes o adaptación al entorno real. En este punto entra la acomodación.

Por otra parte, el equilibrio es un tercer mecanismo que sale a flote. Este entra en acción para nivelar el desarrollo que se forma unificando el mundo exterior con el interior (pensamientos).

Desarrollo de niños de 0 a 3 años ¿Cómo lo explica Piaget?

Este periodo lo denomina senso-motriz, y es la primera clasificación de las etapas evolutiva de un niño. Para qué experimentar la asimilación en esta fase debe aplicar la percepción de movimientos en su entorno. Inicial con la succión, el primer movimiento natural que hace cualquier infante.

Al transcurrir unas cuantas semanas Piaget explica que comienza a nacer la inteligencia práctica. Para esto solo deben interactuar con objetos y tocarlos. Luego de una manipulación más recurrente de estos elementos, el niño aprende nuevas conductas las cuales desarrolla y expande.

Su primer año de vida el comportamiento es egocentrismo puro. Es decir, sus acciones son causales, no hay un patrón en su conducta, entre otras acciones similares. También comienza a entender que existen momentos de pausa en cada evento.

Luego, aparece el lenguaje en donde sus frases, expresiones y palabras se relacionan directamente con actividades. Esto da inicio a las primeras socializaciones del infante con otros seres. Luego afinará más su vocabulario basado en sus propias experiencias generando el proceso del pensamiento en ellos.


También te pueden interesar: