Cuidar a un niño entre 0 y 3 años de edad puede ser todo un reto tanto para padres primerizos como con experiencia. En esta etapa inicial debemos aprender a lidiar con su cuidado, desarrollo y salud.

Especialmente este último elemento, la salud, debido a que en el primer año algunos protectores naturales no se desarrollan por completo. Esto los vuelve más vulnerables y sensibles a las enfermedades respiratorias. En el siguiente post habláramos sobre cómo cuidar a los niños en su etapa inicial para un crecimiento saludable.

¿Cuáles son los procesos a cuidar con mayor énfasis en niños de 0 a 3 años?

En la etapa inicial todo es importante, pero sí debemos destacar algunos procesos prioritarios. Conozcamos cuáles son esas principales actividades en donde debemos poner más atención:

  • Desarrollo cognitivo y psicomotor

La integración de los movimientos de la mano con sus ojos debe ir en sincronía para que pueda tomar los objetos. Esto incluye sus brazos, muñecas, hombros, codos y todo aquello que componen las extremidades superiores.

Pero inicialmente debemos cuidar que gatee, se levante, gire. Todo lo que un bebé hace. Tras pasar los meses ellos comenzaran a trepar, subir y bajar escalones. Todo esto debe ser observado cuidadosamente.

  • Desarrollo afectivo y la socialización

Comienza un proceso de descubrirse a sí mismo y a detectar rasgos diferentes a los demás. También desarrollan la habilidad de interactuar con otros, bien sea con señas, algunas palabras, gestos o incluso señalizaciones. Esto porque ya atiendes y entiendes a los demás y saben qué hacer.

  • Desarrollo del lenguaje

Sus primeras palabras serán cortas acompañadas de algún extraño sonido. Sin embargo, las más comunes y fáciles para ellos se entonarán claramente dejándonos ver que el niño o niña están bien. Identificar personas, partes del cuerpo, colores y cosas es un indicador que realmente entiende lo que se le dice.

  • Control de esfínteres

El control de esfínteres puede variar entre niños de acuerdo a su nivel de maduración temprana. No todos dejan el pañal a la misma edad o piden ir al baño de grandes.

  • La dentición

Una situación muy esperada es cuando salen los primeros dientes. La dentición, término médico usado para referirnos a este proceso, es muy traumático para ellos.

La ansiedad, el dolor, el estrés, son sensaciones que invaden su cuerpo generando reacciones de llanto o de llevarse todo a la boca. Ante esto el mejor cuidado es darle un mordedor especial para aliviar ese dolor. Si se puede enfriar es mucho mejor porque lo aliviará enormemente esa terrible sensación.

  • Alimentación

Los sabores de los alimentos no son aceptados por los niños de la misma forma. En estos casos la paciencia puede ser a mejor arma de los padres para solventar estos casos. La mejor recomendación es darle alimentos con grumos grandes para que ejerciten la mandíbula.

Recordemos que su etapa inicial solo con el proceso de succión es como los bebés se alimentan. También sus alimentos son blandos y líquidos lo que genera reducido fortalecimiento en la boca.

  • Los juguetes

Los juguetes son los elementos más importantes que ayudan a corregir o educar mejor a nuestros hijos. Estos deben ser adecuados a su edad y que sean positivos para ayudarlos a fortalecer su crecimiento.

Un modelo de juguete ideal es aquel que los ayude a mejorar sus relaciones sociales. También debe ser seguro y flexible, que soporten sus exigencias y sean cómodos. Lo mejor es tener una diversa cantidad de juguetes para que su entretenimiento y aprendizaje abarque mayores aspectos.

Un excelente dato es evitar darle todos los juguetes en inventario. Esto hace que se agote rápidamente y deje de jugar. Por otra parte, jugar con niños es vital para que aprenda a compartir, socializar y mejorar otras habilidades.

  • Crearles rutinas

Si buscamos hábitos saludables para los niños, que les guste y cumplan fielmente, debemos ser muy ingeniosos. Las rutinas son excelentes opciones para que los niños vayan a la cama, se duchen, cepillen sus dientes, coman sus vegetales y jueguen con otros niños.

Estos factores pueden marcar una gran diferencia en el comportamiento a corto y largo plazo de los niños. Si no se atienden correctamente podrían desencadenar grandes problemas sociales, emocionales, de salud y conducta.


Quizás te puede interesar también: