Otoño e invierno es una temporada donde el resfriado y la presencia de mocos en los más pequeños se convierten en una rutina. Una acumulación excesiva de mocos en las vías respiratorias puede complicar estos procesos catarrales, por eso, los pediatras recomiendan realizar lavados nasales con frecuencia. Si no lo hacemos podría acumularse y producir otros trastornos como bronquiolitis u otitis.

Una de las formas más efectivas para eliminar los mocos es el agua de mar ya que ésta posee todos los minerales y oligoelementos del mar ¿Sabes cómo funciona?

  • Ayuda a humedecer las fosas nasales reblandeciendo la mucosidad y ayudando a su expulsión.
  • Elimina virus, bacterias, alérgenos o agentes contaminantes del entorno. Si utilizamos el agua de mar de forma constante podemos ayudar a prevenir algunos catarros u otras enfermedades derivadas.
  • En caso de que estuviera el niño congestionado le ayuda a restablecer la respiración a través de la nariz.

 

¿Cómo se aplica?

Para aplicarlo correctamente debemos tumbar al bebé sobre una superficie lisa, giramos su cabeza hacia un lado y sobre el orificio que quede más a la superficie, aplicaremos el agua de mar. Después repetiremos la misma acción en el otro orificio.

Una vez hemos terminado incorporaremos al bebé para que pueda expulsar todas las mucosidad y así podamos eliminar el agua que haya caído en el exterior. NUNCA debemos aplicar el producto con la cabeza del bebé inclinada hacia atrás.

 

—————————-

actividades el topo

Suscríbete a nuestro boletín mensual

Entérate el/la primero/a de todas nuestras novedades, promociones y actividades que desarrollamos en nuestro centro.

¡Gracias!, te has suscrito correctamente