En este post les hablaremos de cómo y cuándo quitar el chupete y daremos algunas pautas para hacerlo sin que el niño sufra demasiado o saber cuándo determinar el momento idóneo para ello. En el día a día en nuestro Centro, somos testigos de la importancia de este objeto para ellos y de lo difícil que les resulta a los padres poder desprenderse de él.

El chupete cumple la función de calmar o tranquilizar al bebé mediante la satisfacción de su reflejo de succión. Quitarlo requiere tiempo y paciencia.

Es difícil establecer una “fecha mágica” a partir de la cual es conveniente quitar el chupete, ya que cada niño tiene su propio ritmo

Es importante que no se retire demasiado tarde, es decir, más allá de los 3 años de edad. El uso continuado del chupete crea un hábito y cuanto más lo usan más lo quieren. Recomendamos que a partir del año y medio, los bebés empiecen a usar el chupete sólo para dormir, ya que a partir del año, la necesidad natural de chupar de los niños disminuye, a medida que ganan en autonomía e independencia. 

A los dos años de edad, el niño utiliza el chupete como un juguete para succionar. La recomendación general de los pediatras es que el bebé deje el chupete antes de los 3 años de edad, es decir, antes de que comience en el cole. No olvidemos que aunque a muchos niños les cuesta desprenderse de él, otros lo hacen por sí solos, ya que la necesidad de succionar se va perdiendo progresivamente; al crecer se hacen más autónomos e independientes y dejan de necesitarlo.

A continuación les dejamos una serie de consejos para quitarle el chupe a tu bebé:

  • Cambia el chupete por vasos para sorber, fomentan el desarrollo de la coordinación entre la vista y las manos, y ayudan a poner fin al hábito del chupete.
  • Habla y recuérdale que ya es mayor, que ya va a la escuela y que no necesita chupete.
  • Ponle metas, como por ejemplo, que use el chupete sólo para dormir, y prémiale por conseguir esas metas.
  • La reafirmación positiva funciona bien con los niños de más de un año. Así que elogia a tu hijo cuando se comporte como un niño mayor.
  • Date tiempo para que tu hijo abandone el hábito, mejor ir poco a poco. Elige el mejor momento, siempre en una situación tranquila y relajada, que no coincida con cambios importantes en su vida.

Quizás también te pueda interesar:

actividades el topo

Suscríbete a nuestro boletín mensual

Entérate el/la primero/a de todas nuestras novedades, promociones y actividades que desarrollamos en nuestro centro.

¡Gracias!, te has suscrito correctamente