Con la llegada del calor a nuestras islas, hemos pensado que la calima es un buen tema para hablar esta semana, es el polvo que de vez en cuando tiene la costumbre de visitarnos desde el continente vecino. Miras al cielo y no se ve, y sin embargo, no hay nubes.

¿Qué está pasando? Ese color blanquecino y esa atmósfera pesada la provoca la calima, que no es más que partículas de polvo o de ceniza en el aire. Viajan montadas en los vientos dominantes y hacen que el cielo no pueda lucir su azul habitual. Además, provocan efectos muy indeseados que vamos a repasar. Canarias es una de las regiones más afectadas por la calima. Su proximidad al continente africano y al desierto del Sáhara la hacen más vulnerable.

Queremos hacer hincapié  en la importancia de las precauciones que debemos tener con nuestros peques en esos momentos y algunos consejos a seguir.

El polvo en suspensión contribuye a resecar las vías respiratorias, y en muchas ocasiones se puede provocar un agravamiento de afecciones o síntomas relacionados con enfermedades respiratorias, tales como el asma.

Durante estos días con presencia de polvo en suspensión en la atmósfera se recomienda:

  • No salir a la calle y mantener cerradas puertas y ventanas de las casas.
  • Realizar la limpieza de las superficies con el polvo con paños húmedos.
  • Mantenerse en ambientes húmedos e hidratarse.
  • No realizar ejercicios físicos.
  • En caso de empeorar tus síntomas respiratorios llamar al 112.

Quizás también te pueda interesar:

actividades el topo

Suscríbete a nuestro boletín mensual

Entérate el/la primero/a de todas nuestras novedades, promociones y actividades que desarrollamos en nuestro centro.

¡Gracias!, te has suscrito correctamente