Comenzaremos este post definiendo qué es el apego, para poder entender la importancia que tiene en la vida de las personas.

Qué es el apego

El apego es la relación afectiva más íntima e importante que se establecen entre los seres humanos. Es una relación especial, un lazo cariñoso que el niño establece con un número reducido de personas. Es un mecanismo innato, por el que el niño busca seguridad.

En la actualidad, el apego se considera como uno de los aspectos más importantes en el desarrollo de los niños.

Es normal que dentro de las personas de “confianza”, se encuentren las educadoras del centro infantil donde acuda. Diariamente, somos testigos de ello, en donde observamos el lazo que se va creando día tras día entre el niño y su educadora. 

Tipos de apego

Existen distintos tipos de apego, en los que podemos encontrar:

  • Apego seguro: Este tipo de apego sucede cuando la persona que cuida demuestra cariño, seguridad, atención… lo que le permite al bebé desarrollar un concepto positivo de sí mismo y un sentimiento de confianza.
  • Apego ansioso: Se da cuando el cuidador está física y emocionalmente sólo en ocasiones, lo que crea en el bebé un estado de ansiedad ante la separación y al temor de explorar el mundo. Puede ser de dos tipos:
    • Apego ambivalente: Responden a la separación con angustia, y sus comportamientos están mezclados entre enfado, protesta y resistencia.
    • Apego evitativo: Se da cuando el cuidador deja de responder a la señales  de necesidad de protección del niño, y esto hace que no desarrolle el sentimiento de confianza que necesita.
  • Apego desorganizado desordenado: El cuidador tiene respuestas desproporcionadas ante las necesidades del niño, incluso en desesperación al no poder calmar al niño, el cuidado entra en un estado de separación. Esta conducta del adulto, confunde al niño y no le da seguridad.

Para acabar, nos gustaría establecer una mención sobre dos conceptos que se pueden confundir. No es lo mismo apego seguro que sobreprotección. El primero, supone una atención física y afectiva apropiada, donde vigilamos sus necesidades, pero siempre estamos incentivando su autonomía.

Sin embargo el segundo, supone establecer unas pautas excesivamente proteccionistas, donde en muchas ocasiones, le transmitimos nuestros propios miedos a nuestros hijos, y lo hará más inseguro.

A este último caso le dedicaremos un post más adelante.

Quizás también te pueda interesar:

actividades el topo

Suscríbete a nuestro boletín mensual

Entérate el/la primero/a de todas nuestras novedades, promociones y actividades que desarrollamos en nuestro centro.

¡Gracias!, te has suscrito correctamente