Uno de los más grandes problemas que tenemos los padres es dónde dejar a nuestros hijos mientras vamos al trabajo. A pesar que muchas empresas y organizaciones ofrecen un servicio de guardería no es suficiente y no cumplen con nuestras exigencias.

Por eso, hablamos de guarderías bilingües, una excelente alternativa en la actualidad. ¿Has pensado en una guardería bilingüe para que tus hijos estén allí todo el día? Esta es una realidad que muchos padres discuten entre sí porque creen que un nuevo idioma a tan corta edad es positivo.

Estudios que avalan a una guardería bilingüe

Hay estudios que indican que el mayor riesgo de aprender otra lengua a tan corta edad es que el niño intercale los idiomas. Algo que se puede remediar con una mejor canalización. Esto no desacelera el aprendizaje del niño en absoluto.

Es por eso que surgen estas guarderías especializadas en enseñar otros idiomas. En nuestro caso, el objetivo que nos planteamos es crear un espacio en donde los infantes puedan estar ocupados y aprender otros dialectos. ¡Contamos con un equipo capacitado para esto!

El potencial de una guardería bilingüe

Se trata de un proceso integral en donde los niños y niñas mejoran sus posibilidades, ya sean al corto, mediano o largo plazo. El poder manejar otro idioma con facilidad a tan corta edad es el impulso ideal para el éxito en sus vidas.

Nosotros dedicamos tiempo y esfuerzo en canalizar las potencialidades de cada niño. El objetivo se centra en un entorno amigable para que ellos puedan aprender un idioma que les sirva para los retos futuros. Esto, sin dejar a un lado que siguen siendo niños, con ganas de jugar, de divertirse y dormir.

Nada de estos placeres iniciales se les suprime porque todo se hará con total aceptación. Ningún método está diseñado para obligar o exigir más de lo que pueden dar. Somos un centro que se especializa en atender, cuidar, ayudar y proteger a los niños en cada situación que lo requiera.

Los padres pueden dar el paso, pata estar convencidos que este tipo de academias infantiles son perfectas para sus hijos. Más, aquellos que residen en Estados Unidos o cualquier país donde se hable otro idioma que no sea el natal. Educar a niños bilingües representa un reto, pero también una ventaja. ¡Vaya que una ventaja muy grande!

Padres con niños bilingües

Es toda una responsabilidad y un reto tener un hijo bilingüe en casa. Como padres debemos aprender a estimularlos para que elijan el mejor camino, teniendo claro que siguen siendo niños y deben quemar etapas. Nada en esta vida se hace obligado porque el resultado será catastrófico.

Como padres debemos poner de nuestra parte y crear un ambiente de oportunidades para nuestros hijos. Espacios llenos de sabiduría, optimismo y buenas costumbres. Nuestra guardería solo se enfoca en enseñar un idioma junto a otros factores importantes.

Educación en casa

Sin embargo, en casa es donde el niño puede optimizar o fallar en el proceso. Hay que intervenir oportunamente, no solo para aprovechar este tipo de instituciones sino para canalizar mejor sus objetivos.

Es una tarea difícil pero no imposible, todo depende de nuestra participación. La cual debe ser pacífica, consciente, razonable y ajustada a lo que el niño siente. Pero a final de cuentas, por algo se debe comenzar y una guardería bilingüe es la mejor solución.